16 julio, 2016
 Posted by Buúbit.com

Ramoncín: “España es un país de odiadores y miserables”

Hola amig@s, cómo va eso?
Sabiendo que trato con gente sana e inteligente os dejo aquí la entrevista que recientemente se ha publicado en el diario El País, tanto en su edición en papel como en la digital. VER AQUÍ VÍDEO INCLUIDO »»

Esa entrevista, salvo la primera pregunta, se grabó hace más de un mes y se ha publicado ahora por razones de actualidad, ya os podéis imaginar. Estuvimos unas dos horas grabando y contestando a las preguntas del siempre fiable Fernando Navarro, pero ya sabéis lo que ocurre cuando hay que editar tanto, hasta reducirlo a 5 ó 6 respuestas y un tercio de página, que resulta imposible trasmitir todo ese caudal de respuestas y pensamientos. Fernando es impecable en la transcripción pero no puedo sino lamentarme del titular. (Y de esto es ajeno el entrevistador).

Primero porque no está la respuesta reflejada en la entrevista, hay que ver el vídeo, y segundo, como siempre, el redactor o a quién corresponda, hace un ligero malabarismo y convierte una reflexión enmarcada en tiempo y forma, con un genérico que se convierte en un disparate. Hay una sideral diferencia entre decir que hay mucho odiador, hijo de la gran puta y miserable, a lo que dice este titular, donde se señala a 47 millones de personas! Nada menos. Me cuesta creer que quién decide esa ingeniería amarillista no sepa exactamente lo que está provocando, me cuesta creer que alguien que ni lee ni oye, en este caso el vídeo es la prueba más fidedigna de lo que estoy contando, lo que resalta, sea el responsable de una sección del periódico más leído en este país.

Pero amigos, esto viene siendo así desde hace muchas décadas. Y, aunque resulte increíble, yo no puedo sino deciros que no tiene pinta de acabar y menos aún ahora, cuando las redes son gasolina para avivar los fuegos y lo único que parece importar es el titular y las respuestas que generan “tráfico” y ese “tráfico” se convierte en dinero. Creía, tonto de mí, que aquello de decir: -“subirse al escenario es muy emocionante y casi una sensación parecida al orgasmo”- y que se convirtiese en: -“Ramoncín, me corro cantando”- algún día (hace de aquello casi 40 años) dejaría de ser común en la manera de comportarse de los medios, pero he de deciros, y esta vez lo podéis comprobar fielmente, nada más lejos de la realidad. Puedo acreditar una y otra vez, en todos los sectores, circunstancias y personajes, que esta práctica sigue siendo común y no parece que nadie le vaya a poner remedio.

Es inútil, por otro lado, dirigirse al medio pidiendo una rectificación ya que las noticias desaparecen en un periodo de tiempo mínimo y, las más de las veces, no suelen considerar el daño. Yo lo hago siempre e intento que no se manipule lo que digo, eso, creedme, no levanta muchas simpatías entre los responsables de los medios. Quede claro que Fernando Navarro hace impecable su trabajo y que es la redacción quien decide poner en mi boca semejante disparate.

Por otro lado dejadme decir que, cómo no, ya aparecieron los ofendidos que desgraciadamente sólo leen los titulares y son las hienas que se alimentan de la carroña que los otros les lanzan a las bocas sedientas de furia, animadversión y veneno. A éstos lo de siempre: desprecio absoluto. A los que se han sentido ofendidos de corazón les pido perdón y espero que esta explicación, solo la verdad, les sirva para disculparme.

Salud y futuro; honor y amistad.

The Diablo Time.