29 julio, 2017
 Posted by Buúbit.com

Ese Señor de Blanco

Hola amig@s, cómo va eso?. En 1988 grabé la canción Ese señor de blanco para el disco Fe Ciega. Lo grabamos en The Manor, en Oxford y tuvimos un pequeño enfrentamiento entre Vic COPPERSMITH, el productor, y yo. En realidad fue un debate de ideas religiosas que se produjo por la poca estima que yo tenía, y tengo, a la Institución y, en ese momento, a Karol Wojtyla que se paseaba por el Mundo derrochando fortunas en esos viajes y muy alejado del Jesucristo que entró a lomos de un burro en Jerusalén, además de proclamar en África, especialmente, que el uso de condones era pecado mientras el SIDA hacía estragos en ese continente y en el resto del Mundo.

Finalmente nos entendimos y grabamos la canción con esa línea de bajo y batería inspirado en la sintonía de Los Monsters y un ambiente muy de Iglesia, órgano y campanadas incluidas. La COPE, por boca del entoces responsable de los programas musicales y listas de éxitos de la cadena, me dijo que no pondrían nada del disco porque me había metido con su jefe, Moncho Alpuente fue testigo; y que si hacía lo mismo con Polanco, la SER tomaría idéntica decisión.

Como un susurro había sido número uno un par de años antes en COPE pero, efectivamente, Fe Ciega fue vetado. La verdad es que yo con la
letra de esta canción me esperaba una excomunión por fax, la tecnología de comunicación más usada y avanzada de entonces, pero no, sigo cristiano. Empeñado en dar la murga, cuando supe que Juan Pablo se iba a dar otro rulo por África y que mi querida amiga, (se la echa mucho de menos), Paloma G. BORRERO (RIP), iba en ese viaje, le envíe la letra en castellano y con una traducción aproximada al latín, (ya sabéis una lengua “muerta” se resucita a base de neologismos: Coche cama: currus dormitorius; motocicleta: birota automataria; play boy: iuvenis voluptarius…), ella se la enseñó a Wojtyla y él me envió una foto firmada (?!), que aún conservo.

Resultó ser menos papista que los meapilas de siempre. No me “convertí” ni cambié mi opinión al respecto de esa cerrazón a la que se abrazaba en general, ni me resultó nada simpático su sucesor Ratzinger, ni me gustan una gran parte de los obispos, y no quiero entrar en el
asunto abusos, (a Dios rogando y con el “mazo” dando), así que me limitaré a decir que el actual Papa, parece que más cercano y normal, no es objeto de las metáforas, burlas y sentencias de esta canción; de hecho creo que una gran parte de la Iglesia institución andan acogotados con este Bergoglio, pero no por rojo, comunista y/o populista, sino porque hacía siglos que no aparecía por el Palacio Apostólico un cristiano de verdad que hace todo lo posible por comportarse como tal y trasmitir, y ser coherente, con el pensamiento y las enseñanzas del Nazareno.

En fin, Karol Wojtyla hoy es Santo y yo soy el Diablo, pero no olvidéis que el Diablo es un ángel que se opuso y se sublevó a la autoridad.

Salud y futuro!

La hora del Diablo